Visita Proyecto Patrimonio

Visita Proyecto Patrimonio
Letras.s5 cambió de dominio

jueves, 13 de julio de 2017

MORADA DE AIRE. SOBRE VIDE COR TUUM DE JUAN DE LA FUENTE UMETSU (PERRO DE AMBIENTE, EDITOR, 2017), POR ROGER SANTIVAÑEZ

La Flor —eterno y exquisito símbolo de la poesía— es el leitmotiv con que arranca la inspiración de Juan de la Fuente en Vide cor tuum para llevarnos —a través de 628 versos compactos— por los caminos de un viaje poético y metafísico que nos recuerda —en su actitud extensa— creaciones como Piedra de sol de Octavio Paz en el ámbito latinoamericano y —entre nosotros— Nudo Borromeo de Rodolfo Hinostroza.

En efecto, desde los orígenes de todo lo que existe, el poeta transita por diversos estadios Donde dos seres completamente sucios / Ofrecen un sueño al viento. Entendemos que es la suciedad figurada de la existencia, es decir el resultado de la experiencia humana e histórica que a todos nos contamina; pero pese a ello, dichos seres presentan su sueño: la esperanza, la utopía que —de todos modos— alberga nuestro corazón. Como no podía dejar de ser, los hechos ocurren en la ciudad —ese estado mental del que habla Simmel— y he aquí el amor. Nos enteramos que La flor que nació contigo está en ti en tu casa. Hay un tú entonces a quien está dirigido el poema.

Descubrimos que se trata de una intensa declaración de amor. Y así como el amor la poesía es eterna, y quedará escrita en el firmamento; pero no es fácil porque el poeta en su búsqueda y lucha por el amor habitará un reino que no le pertenece y la flor escapará para volver a aparecer como una provocación que nos desafía a poseerla. Porque amar —el amor erótico— es también una forma de retornar al origen: Entro como una herida dulce / A través de nuestros cuerpos / Para atravesar el instante / De regreso a todo.

La realidad nos ataca inmisericorde. Y carece de sentido ganar o perder en este absurdo tránsito. Porque aún la belleza implica dolor, caos, y es tan extraño que ni las lágrimas pueden ser o expresar tristeza; y así nos preguntamos angustiados: En qué palabra / Habita nuestra sangre / Nuestro primer latido. Obviamente jamás obtendremos una respuesta cabal que pueda satisfacernos. Sin embargo, seguimos escribiendo, insistiendo en esa palabra que se pierde, se niega, o se reniega pero que vuelve otra vez a las paredes o a nuestros cuadernos deshojados.

Verdad y locura nos obseden. Persiguen el desvelo en el que una noche podemos encontrar Sobre la cama una estrella encerrada en un cuerpo lascivo. Y en el coloquio amoroso la relación adquiere matices destructivos: Devuélveme mis ojos para no poder mirarte. Ceguera de una pasión maldita que se raya en su extremismo infinito: La flor que te di aún sigue ardiendo. Y lo más loco es que —al final— no tenemos ni idea de nuestra propia existencia: Sigo tratando de recordar por qué vine qué hago aquí. Este el meollo central del poema: el hondón ontológico del estupor de vivir.

Y entonces el deseo de recomenzar todo de nuevo Y tal vez una piedra que me devuelva a la semilla, a pesar de la permanente negación nihilista que campea a lo largo de todo el poema, pero no es muerte ni quietud sino La flor entra en la flor y se despierta, vale decir, poesía en estado puro o consistencia de explosión atómica: El fuego ya no es fuego es agua que se transforma en el sorprendente oxímoron conceptual: En la violencia hay música mucha música. Canción y danza que nos deja lelos. En la línea de Westphalen y Eielson cuya impronta —asimilada con sapiencia— percibimos aquí, este solitario y revelador texto coloca a su autor en un lugar de preeminencia en el paisaje de la poesía actual en el Perú.


Roger Santiváñez

[orillas del río Cooper, New Jersey South, before summer 2017]

Imagen de portada: Ale Wendorff



No hay comentarios.:

CINCO POEMAS DE MAGDALENA CHOCANO